Publicidade Magufa

Num dos meus blogs de referência falavam da triste campanha de publicidade de La Menorquina. Depois de retirarem a campanha durante um mês agora coa chegada do verám está em todas as canles. No seu momento eu também enviei um correio… sem resultados.

Eis o meu e-mail pessoal

Estimados señores,

Mi nombre es , estudiante de Física e ilusionista aficionado, residente en Santiago de Compostela.

Durante las últimas semanas he observado que en su última campaña en televisión han recurrido a la imagen de un falso ilusionista conocido como Uri Geller. Digo falso ilusionista pues este individuo pervierte las bases del ilusionismo y la magia del escenario afirmando que posee realmente “poderes psíquicos” o que “dobla cucharas con la mente”, fuera de la representación artística que acompaña tradicionalmente a cualquier representación de ilusionismo.

Supongo que los representantes y directivos de “La Menorquina” son personas racionales y con los pies en la tierra, condiciones necesarias para dirigir una empresa con éxito. Las afirmaciones paranormales de Uri Geller fueron contestadas y desacreditadas empleando las herramientas de la Ciencia y la lógica, así como toda la hemeroteca existente de sus apariciones en medios de comunicación. Que Uri Geller se sirve de las técnicas y trucos del ilusionismo, junto con la complicidad de los medios de comunicación y de ciertos personajes mediáticos con tan pocos escrúpulos como él, para obtener beneficios económicos inmorales de personas ingénuas está fuera de toda duda. Geller es in timador peligroso, que desprestigia el ilusionismo y emplea la mentira la candidez e incultura de mucha gente para ganarse la vida.

Comprenderán, despues del párrafo anterior, que me sorprenda que una compañia con un buen nombre formado en el campo de la alimentación mezcle su imagen con la de una persona que se vale de la ingenuidad o falta de formación de las personas para obtener beneficio. No solo eso, es preocupante que una empresa de que vende un producto consumido mayoritariamente por niños y adolescentes emplee a un personaje tan siniestro y oscuro como Uri Geller. incluir su imagen y sus supuestos “poderes” puede infudir en la juventud la idea de que la “magia” los “misterios” y los “poderes psíquicos” existen realmente . Acostumbrados entonces a observar esas fantasias como reales, estarán ustedes añadiendo un metafórico grano de arena a formar una nueva generación de víctimas de esos timadores.

En continuación de lo anterior, los espectadores que conozcan la carrera delictiva del señor Geller pueden ver en su apuesta por el una forma de premio a un individuo que ha convertido el engaño, la mentira y el oscurantismo en su forma de vida. ¿Es esa la imagen qué quiere transmitir una empresa serie y cumplidora de la ley? ¿Qué timar y delinquir es loable y merecedor de éxito y reconocimiento? Pienso que no.

Por último, y ya como consumidor indivudual, me asalta una duda inquietante: Emplear a Uri Geller en su publicidad liga de forma inevitable a su empresa y sus productos al mundo de la ignoracia “paranormal”. Me pregunto entonces si La Menorquina renuncia al pensamiento racional y científico en otras fases del proceso industrial, poniendo así en peligro la salud de sus consumidores. ¿Emplea la menoquina la “energia piramidal” para esterilizar sus aparatos o las técnicas industriales legalmente establecidas? ¿Usa la energia psíquica de las pidras para evitar la fermentación de los lácteos o el proceso de pasteurización o el UHT? ¿En lugar de mantener una cadena de frio controlada y medible recurre a la meditación trascendental y el aura criogénica de unos cuantos mediums? Entienda que estas cuestiones estan justificadas por su campaña de publicidad, e indicen una gran desconfianza entre los consumidores.

Esperando respuesta se despide
[Siguem os meus daos]